sábado, julio 23, 2011

6 semanas menos 1 día, dicho así puede sonar a condena, y más o menos eso es lo que ha sido este tiempo que me he pasado convaleciente con la fractura de codo. Como las condenas, lo unico bueno que tienen las lesiones es que siempre se acaban, y con el veredicto del médico el pasado día 20 de julio, la fractura ya está soldada, y la recuperación me permite hacer vida normal. No podia empezar con mejor noticia mis vacaciones.

Ya sabeis que el concepto "vida normal" para mi, solo se entiende subido encima de una bicicleta, asi que lo primero que hice, fue darme una vueltecita tranquila con la MTB para ir matando el gusanillo.  Se nota el tiempo de parón y la pérdida de forma, pero las sensaciones y la satisfacción de verme de nuevo dando pedales al aire libre valen para llenar todos los depósitos de felicidad.

Fuente de las Hondillas
Asi que ya estamos de vuelta, se acbó el parón forzoso, por suerte aún con verano suficiente para coger un punto decente de forma para los Duatlones serranos de finales de Agosto. Sigo intentando trabajar la carrera a pie, pero me está costando más de lo esperado, ultimamente noto que voy a peor en vez de mejorar, espero que aprovechando el entrenamiento cruzado con la bicicleta, las sensaciones mejoren... en cualquier caso, ya si que seguro que no voy a parar.

Empieza lo bueno.

Posted on sábado, julio 23, 2011 by Víctor Herranz Villagrán

4 comments

miércoles, julio 13, 2011

"No News, Good News" suelen decir habitualmente los anglosajones, aunque como todos los refranes, no son aplicables a todos los casos y en todas las situaciones. Y es que después de prometermelas felices en la anterior entrada, creyendo que los plazos de recupración se podrían bajar de las 6 semanas iniciales, parece que finalmente no será así. Aunque he ido ganando movilidad, estabilidad y seguridad en el brazo, y a día de hoy no tengo ningún dolor en lo que a la vida diaria se refiere, en movimientos extremo o forzados, aun sigo notando un dolor concentrado y agudo, que apunta a que el huesecito sigue su camino, pero aun no se ha asentado del todo, y habría sido muy arriesgado ponerme a nadar, o agarrar el manillar de la bici con fuerza.

Se suponía que tenia que haber ido la semana pasada a realizarme nuevas radiografías y obtener un nuevo diagnóstico del trumatólogo, pero para la sanidad pública madrileña eso es mucho suponer, y no me han encontrado una cita disponible hasta el próximo dia 20 de Julio, justo cuando se cumplan 6 semanas de la caida inicial, y para cuando es de esperar que el codo esté recuperado y listo para volver a la actividad.

Aunque no todo es negativo, ya que además de poder correr ya sin problema, e ir recuperando poco a poco el terrerno perdido en esta disciplina, este parón forzoso me está sirviendo para volver a coger ritmo de lectura y cambiar tiempo de entreno, por horas invertidas por las páginas de diversos libros que se habian acumulado en la estanteria a la espera de ser abiertos...  Y es que han caido en 1 mes el mismo número que llevaba leido en todo el año 2011, así que la espera está siendo mucho más dulce.

Solo añadiré una cosa más: tengo mono de bici.

Posted on miércoles, julio 13, 2011 by Víctor Herranz Villagrán

2 comments

Translate

Google-Translate-Spanish to English Google-Translate-Spanish to Portuguese Google-Translate-Spanish to French Google-Translate-Spanish to German Google-Translate-Spanish to Italian Google-Translate-Spanish to Japanese Google-Translate-Spanish to Russian Google-Translate-Chinese