sábado, noviembre 17, 2012

Por segundo año consecutivo cerraba la temporada con la famosa carrera Behobia – San Sebastián, y por segundo año consecutivo puedo decir que la experiencia ha sido todo un éxito. Como ya explicaba en el post previo, llegaba con muy buenas sensaciones, en muy buena compañía y con muchas ganas a la carrera, así que estaba seguro que una vez más el fin de semana sería para enmarcar.

Si el año pasado comentaba que el Karma se dedicó a ponerme todo tipo de obstáculos en el camino, para  terminar regalándome un tiempo excelente durante todo el fin de semana, este año parece que ha seguido la táctica contraria, dejándome entrenarme y prepararme sin contratiempos, para obsequiarme con un tiempo invernal durante el fin de semana. Y es que ha sido este el único punto negativo de lo vivido en Donosti, la lluvia y frías temperaturas que nos acompañaron, tanto el día de antes como el propio día de la carrera.

Recogiendo dorsales, aún secos
No nos íbamos a echar atrás en todo caso por un poco de mal tiempo, sabiendo además que la lluvia y el mal tiempo han sido una de las señas de identidad de esta carrera durante toda su historia, simplemente había que aceptarlo como otro componente más con el que desafiarse y disfrutar de la prueba.

La carrera es una auténtica pasada, cada uno podrá describirlo a su manera y seguro que podemos descubrir 25.000 experiencias diferentes, una por cada corredor inscrito, pero lo cierto es que desde el primer momento que pones el pie en San Sebastián, para ir a recoger el dorsal, o para ir a por el primer Pintxo, te das cuenta de que se trata de una prueba distinta, única, y que después de estar todo un año esperándola, solo tienes un par de días para vivirla.

Calentamiento, embolsados.
No nos toca madrugar mucho, ni realizar ninguna preparación especial, simplemente presentarnos en la zona de salida con tiempo suficiente para calentar y dejarte envolver por el ambiente festivo de la prueba, compartiendo nervios, estiramientos y linimento con el resto de miles de atletas que esperan su turno.
Llegada la hora de salir, los nervios son menos que el año pasado, pero la adrenalina y ganas de disfrutar del recorrido son aún mayores, incluso bañadas en lluvia y viento. Salimos puntuales, los cuatro juntos a un ritmo alegre pero contenido, la multitud de atletas cubren la carretera y es difícil progresar a un ritmo constante. Poco a poco vamos encontrando huecos a medida que subimos progresivamente el ritmo, hoy el reloj GPS si funciona y sin llegar a obsesionarnos, es más fácil llevar un control de la carrera. Llegamos todos juntos a los pies de Gaintxurizketa, la subida más larga del recorrido, se acaba la pequeña tregua que nos había dado la lluvia, y volvemos a mojarnos de cuerpo entero, haciendo honor a la tradición.

La subida es la prueba del algodón, y las fuerzas de cada uno nos van separando, aunque el plan era ir juntos, lo más inteligente es que cada uno escuche a su cuerpo y sean sus propias piernas las que le marquen el camino a la meta. Lo que sigue es rápido, muy rápido, vamos devorando kilómetros a un ritmo inesperado, sin dejar de sorprendernos de como aun en un día nada favorable, las cunetas vuelven a estar llenas de gente animando y apoyando a todos y cada uno de los esforzados corredores.
Acaba la bajada y la zona de toboganes, llegamos al puerto de Pasaia, la única zona llana del recorrido, las piernas me piden subir el ritmo aunque la cabeza consigue controlarlas para no pagar excesos en la subida que le sigue, un gel mal digerido me trae las primeras malas sensaciones y dudas, no queda mucho pero hemos venido muy deprisa, aún no se si seré capaz de finalizar a este ritmo.

Una vez más, al salir del puerto y entrar en la cuidad el gentío se va agolpando en las aceras, familias enteras, aplausos, gritos de ánimos, un grupo de percusión, y llegamos a Arzak, se acabó la subida. Ya no llueve, y la velocidad que alcanzamos en la bajada nos hace pasar casi volando por encima de los charcos en el asfalto. Tal y como me temía, las fuerzas ya son justas, pero con el Boulevard de San Sebastián ya a la vista, no puedo darme el lujo de flojear, aflojo todos los mecanismos de control de velocidad y pulso, y me lanzo a hacer la última serie de 2km de la temporada.

La llegada se hace larga, muy larga, intento no pensar en el dolor de piernas buscando a Aurora entre la multitud, aunque sin suerte. Cruzo el arco de meta, paro el reloj, doy un salto ridículo de alegría, me falla la pierna, casi me caigo, vuelvo a mirar el reloj, ahora entiendo las buenas sensaciones, y también la falta de fuerzas al final, he corrido 17 minutos más rápido que el año anterior, el tiempo no era el objetivo, pero no nos engañemos, verte capaz de mejorar de esta manera es tan inesperado como gratificante.

Jodidos, pero contentos.
Nos juntamos los cuatro de nuevo, compartimos las pequeñas anécdotas de la carrera y al mismo tiempo que la adrenalina va abandonando nuestros cuerpos, nos encaminamos hacia nuestra ropa seca, un baño caliente y la comida reparadora que nos servirá para dedicarnos nuestro merecido homenaje tras cumplir de pleno nuestros objetivos, y comenzar a preparar al mismo tiempo la Bahobia San Sebastián 2013.

Con el mejor apoyo, todo es más fácil.
La temporada no ha podido acabar mejor para mi, ahora toca descansar. El año que viene será distinto y los retos serán otros, pero cada cosa a su tiempo... Sea lo que sea, por aquí quedará escrito.

PD: para no olvidar las costumbres, os dejo otro pequeño video de la salida de este año, ambientazo:


Posted on sábado, noviembre 17, 2012 by Víctor Herranz Villagrán

2 comments

miércoles, noviembre 07, 2012


Con la Behobia-San Sebastian a la vista este mismo fin de semana, me encuentro de lleno en la que es la última semana activa de mi "temporada" de eventos deportivos. Al igual que el año pasado, el año deportivo se hace largo al incluir esta prueba casi invernal en el calendario, aunque por suerte este año el camino seguido ha sido muy distinto, y he sido capaz de completarlo sin ninguna incidencia reseñable en forma de lesión ni ningún otro contratiempo importante.

En cualquier caso, después de la tan buena experiencia del año pasado, no había ninguna duda de que este año había que repetir, y aunque es cierto que al acabar el verano me entro algo de miedo escénico por lo alarmante de mi forma física, por suerte parece que lo aprendido sobre planificación y entrenamiento, y sobre todo, los progresos fisiológicos adquiridos en estos casi 3 años desde que empecé con el duatlón, y por tanto con el Running, me han permitido llevar a cabo un microciclo especifico de entrenamiento, muy centrado en la carrera a pie (poca bici, por desgracia) el cual me permite decir a día de hoy, que tengo las mejores sensaciones corriendo a pie de las que he tenido nunca, lo cual es una pequeña gran satisfacción personal, así como una excelente forma de encarar esta última carrera del año y cerrar la "temporada"

Este microciclo ha incluido lógicamente, entrenamientos de diversos tipos, siendo quizá el más divertido y motivante, la carrera de 10 kilómetros Divina Pastora de Madrid, en la que aunque al final tuve que correr sin acompañante, encontré piernas para bajar más de 4' mi mejor marca en la distancia, y aunque no me guste aquí hablar de tiempos o marcas, si que me apetece reseñarlo como prueba del progreso adquirido.

Corriendo por Dos

Parece claro que esta vez hemos acertado con el camino elegido, y llegamos a la carrera en la mejor de las condiciones. Sin la incertidumbre de si seremos capaces de aguantar el duro perfil del recorrido, y con la mejor de las compañías, no cabe duda de que se avecina un fin de semana divertidísimo en el que disfrutaremos de los mejores pintxos, zuritos y demás excelencias gastronómicas del País Vasco, y entre ronda y ronda, haremos una carrerita de 20km para compensar.

Próxima parada, Donosti.

Posted on miércoles, noviembre 07, 2012 by Víctor Herranz Villagrán

No comments

Translate

Google-Translate-Spanish to English Google-Translate-Spanish to Portuguese Google-Translate-Spanish to French Google-Translate-Spanish to German Google-Translate-Spanish to Italian Google-Translate-Spanish to Japanese Google-Translate-Spanish to Russian Google-Translate-Chinese