lunes, noviembre 25, 2013

El año pasado en un viaje de trabajo a UK, mientras esperaba para coger el vuelo de conexión que me llevaría de vuelta a casa, descubrí este libro mientras curioseaba en la librería del aeropuerto y no dude ni un instante en hacerme con él, que mejor una biografía del mejor ciclista de todos los tiempos para retomar la sana costumbre de leer libros en inglés.


El libro presenta un repaso completo y exhaustivo de toda la carrera profesional del Canibal, desde su fulgurante aparición en la escena profesional ganando algunas de las mejores carreras ya en su primer año, hasta los años de su ocaso. Una característica del mismo, es que por temas de derechos contractuales, no cuenta con el testimonio directo del protagonista, siendo la historia contada desde fuera sin entrevistas ni testimonios exclusivos del campeón belga distintos a los ya existentes. Al contrario de lo que pueda parecer, esto no le resta ni un ápice de interés al libro, ya que se aportan numerosos testimonios de compañeros, directores, etc así como multitud de referencias de crónicas y libros de la época, las cuales aportan a la biografía una gran consistencia.

El libro es muy recomendable para todos aquellos que, como yo, no hayan conocido aquella época más que de oídas, o mediante vídeos inconexos en Youtube o similares. Su insaciable apetito de victoria; sus salvajes métodos de entrenamiento; su inigualable forma de dominar el pelotón en sus primeros años, y como tuvo que cambiar esta manera de correr tras su trágico accidente en el velódromo de Blois que a punto estuvo de costarle la retirada; las míticas luchas de poder con sus grandes rivales, Ocaña, De Vlaeminck o su archienemigo Rick Van looy; e incluso su relación con el doping; todo ello se entrelaza con un gran acierto en el libro, y consigue que la lectura sea amena e incluso se haga corto en algunos de estos episodios.


En definitiva, ahora que se acercan fechas en las que nos hacen falta ideas para regalar, si os toca sufrir a algún enamorado del ciclismo de cerca, no lo dudéis, este libro será un acierto seguro.

22/03/2012 ISBN: 9780091943141

Posted on lunes, noviembre 25, 2013 by Víctor Herranz Villagrán

7 comments

miércoles, noviembre 13, 2013

Por tercer año consecutivo tenía marcada la Behobia San Sebastián como el broche de oro para cerrar la temporada. Y por tercer año consecutivo me veo obligado a intentar reflejar con palabras las innumerables sensaciones que me provoca esta carrera. 

Y no solo la carrera en sí, sino todo lo que la rodea, desde que formalizas la inscripción allá por el mes de mayo, hasta que circulas el día de antes camino de Donosti disfrutando de los inigualables contrastes de colores otoñales que ofrecen las riberas del rio Oria, todo son sensaciones, sensaciones positivas, experiencias positivas, la experiencia de estar en una ciudad de ensueño, compartiendo mesa y mantel con amigos de verdad, la experiencia de poder desvirtualizar por fin a grandes compañeros con los que tantos tuits habíamos intercambiado como son @iSchumi y @runnernovato (nos quedan cañas pendientes), y sobre todo la experiencia de poder vivir todo esto en familia, con las dos personas que llenan mi día a día y que con su apoyo me hacen todo esto un poco más fácil.


Happy family
Este año era el debut de Isma, y como no podía ser de otra forma renunciamos a los cajones que nos otorgaba el tiempo de la pasada edición, para poder acompañarle en la salida y disfrutarla como se merece todos juntos, intentado que los nervios de su debut fueran los mínimos posibles. Aunque para mi, también era la excusa perfecta para disfrutar un poco más del ambiente de la salida, sin duda uno de los momentos con más encanto de la carrera. Respecto al temido tiempo, contra todo pronóstico, la lluvia apenas hizo acto de presencia, aunque si que tuvimos la compañía de un fuerte y desagradable viento durante gran parte del recorrido, lo justo para darle un poquito de épica al tema.


Sobre mi carrera, la verdad es que poco tengo que contar, que salí con un ritmo alto y fui muy cómodo el primer tercio, más o menos hasta coronar Gaintxurizketa (que por cierto ya se pronunciarlo correctamente, ¡gracias Marta!), que intenté guardar fuerzas en los siguientes kilómetros bajando el ritmo y aprovechando para hidratarme bien con agua y un gel (que parece no me sentó demasiado bien) y que desde la entrada del puerto de Pasaia hasta la última recta en el Boulevard de San Sebastián (incluyendo Mirakruz) sufrí como pocas veces lo había hecho corriendo, gracias sobre todo a la experiencia en la carrera y el omnipresente orgullo globero, y es que después de todo, según mi GPS tenía tan cerca bajar el tiempo del año pasado, que no me podía perdonar el no intentarlo. Al final, tirando con los pocos arrestos que me quedaban, 1:37:11 tres segundos menos que el año pasado, aunque con sensaciones mucho peores, tiempo habrá de analizar con calma las posibles mejoras o cambios que haya que hacer en la preparación, aun así me da para cubrir portadas de periódicos y todo...



Para finalizar, y aunque se que corro el riesgo de repetirme respecto a las crónicas de los años pasados, no puedo dejar de decir que la carrera es una pasada, que el ambiente es algo único y que la forma en la que la viven, no solo los corredores, sino los vecinos de todas las localidades por las que pasa la carrera, es algo que te atrapa desde el primer metro y no te suelta hasta... ni idea de cuando te suelta, porque yo ya estoy preparando la edición 2014. Esto es el Disney-World del corredor popular.

Y hasta aquí mi "temporada" deportiva, ahora unos pocos días de descanso total y desconexión, y en breve a retomar la actividad para ir sentando las bases de la temporada que viene, aunque eso ya será otra historia.


PD: os dejo algunas de las crónicas que voy leyendo de la carrera y que me parecen altamente recomendables:

- Otro Loco que Corre
- La Cítrica Realidad
- Ser13gio

Posted on miércoles, noviembre 13, 2013 by Víctor Herranz Villagrán

10 comments

viernes, noviembre 01, 2013

Acabado ya el que es mi mes preferido del año, hago un pequeño resumen de lo que ha dado de si a nivel globero-deportivo. Como ya comenté en su día, este mes venía cargado de eventos que, aunque distintos, me irían sirviendo de piedra de toque para el ultimo plato fuerte del año, la Behobia -San Sebastián.

La primera prueba fue el I Duatlón Guadalix de la Sierra, aunque después de mi fracaso en Alpedrete no tenía pensado hacer más duatlones este año, la cercanía de la prueba y el encontrar una excusa para volver a coger la bici me sirvieron para presentarme en la salida, acompañado como no podía ser de otra manera de mis dos mayores fans/sufridores:


La prueba fue sencilla y agradable, el circuito a pie llano y sin dificultades (aunque creo que no muy bien medido) y el sector de bicicleta con mucha variedad de terreno y muy disfrutón. A pesar de la escasa preparación especifica que llevaba, me encontré bastante cómodo en los tres sectores, saliendo tranquilo en el primer tramo a pie, para ir aumentando progresivamente el nivel de exigencia y acabar con bastantes fuerzas y buenas sensaciones, quitándome así la mala espina de Alpedrete.

El siguiente fin de semana nos esperaba a Ángel y a mi La Montaña solidaria, carrera de Trail de 20km situada en San Lorenzo del Escorial. Una de las intenciones a principios de año era hacer más carreras por el monte y trails, así que esta era una oportunidad perfecta para volver a esta disciplina después de mi debut en el Serrucho.

El perfil habla por si solo, la primera mitad de la carrera cuesta arriba, con mucho desnivel, ganando casi mil metros en la ascensión, y la segunda mitad cuesta abajo hasta llegar a meta de nuevo en las puertas del monasterio del El Escorial. Aquí probé en mis carnes lo que significa correr por la montaña de verdad, o al menos intentarlo, ya que con esos desniveles y cuesta arriba era inevitable tener que andar durante gran parte de la subida. Cuando por fin consigues llegar a la cima y comienzas a correr por la cresta la adrenalina es tal, que tienes que ir echando el freno cuando empiezas a bajar para evitar salirte en alguna curva o salir rodando con alguna piedra. Lástima de día nublado que salió que nos privo de las vistas desde el Alto de Abantos, pero aun así todo un lujo poder pararme unos instantes en el punto más alto del recorrido y subirme al hito que marca la altura, para intentar poner mi cuerpo a la misma altura que mis sensaciones.
Al final el recorrido también estaba algo mal medido y salio un poco menos de lo que indicaba la organización, aun así, la dureza del mismo y los últimos kilómetros en bajada muy pronunciada por asfalto hicieron mella en en las piernas, y me tomé la parte final con bastante calma, ya no había ninguna prisa, la meta en todo caso estará en volver a repetir sensaciones.


Finalmente, el sábado 26 de octubre tenía lugar la carrera Beer Runners Madrid, carrera gratuita de 5 y 10 kilómetros organizada por el interior del hipódromo de la Zarzuela. Aquí nos montamos un auténtico evento familiar, ya que el plan era correr junto con Aurora y Kilian la carrera de 5km a su ritmo y disfrutando de la experiencia, para después dar yo solo la segunda vuelta y completar los 10km a un ritmo más alto de cara a coger sensaciones para Behobia.
Las intensas lluvias caídas los días anteriores lo complicaron un poco, ya que buena parte del recorrido estaba embarrada y se hacía difícil conducir el carrito de Kilian, pero aun así pudimos completar el plan sin muchas dificultades y contentos con la buena organización del evento y las cervecitas (sin alcohol, lógicamente) gratis con las que te obsequiaban después.


Esta última semana, sin más eventos a la vista, empezó con un poco de miedo, ya que pasé el lunes con un molesto dolor en el isquiotibial de la pierna derecha, que me hizo recordar los malos momentos que pasé antes de mi primera Behobia, por suerte al final con algo de reposo, hielo y la inestimable ayuda de Telefisio, todo quedó en un simple susto, y pude cerrar el mes más o menos cumpliendo con todo lo programado.

Y hasta aquí octubre, noviembre ya ha empezado y con el la cuenta atrás para el cierre de la temporada, brindemos por eso.

Próxima parada, Behobia!!

Posted on viernes, noviembre 01, 2013 by Víctor Herranz Villagrán

4 comments

Translate

Google-Translate-Spanish to English Google-Translate-Spanish to Portuguese Google-Translate-Spanish to French Google-Translate-Spanish to German Google-Translate-Spanish to Italian Google-Translate-Spanish to Japanese Google-Translate-Spanish to Russian Google-Translate-Chinese