lunes, febrero 17, 2014

Ayer tocaba el Duatlón Cross de Valdemorillo, el primero de la temporada, el de la bici prestada, el de la falta de tiempo para entrenar, hacer transiciones, y demás excusas varias que escribo aquí en el primer párrafo, y así me ahorro el tener que ir metiéndolas luego en la crónica con calzador.

Por suerte las previsiones meteorológicas se cumplieron, y amaneció un día perfecto para hacer deporte, temperaturas bajas, pero un sol radiante en el cielo y pocas nubes para hacerle sombra, así que al menos no había motivos externos para no disfrutar.

Tomamos la salida hacia la dehesa en la que transcurre el primer sector de carrera a pie, como viene siendo costumbre el GPS decide no funcionar, así que me dejo guiar por mis sensaciones y me marco un ritmo alto, pero asumible. Pasan los primeros kilómetros y confirmo que el ritmo elegido es bueno, el terreno además está menos embarrado de lo que esperábamos y sin mayores dificultades nos plantamos en la primera transición para afrontar los 16 kilómetros de la sección de MTB.

Con la bici del cuñao
Realizo una transición tranquila, aunque pierdo un poco de tiempo al subirme en la bici e intentar ponerme los guantes sobre la marcha. A parte de esto, enseguida me doy cuenta de que hoy no va a ser mi día sobre la bici, pongo ritmo de crucero y me dedico a disfrutar del recorrido, sencillo pero entretenido a la vez, llegando a la segunda transición con bastante peor parcial del esperado, y los pies helados debido a los ríos que hemos ido cruzando en el recorrido.

Ultima transición, pies congelados
Cambio rápidamente de zapatillas, y salgo de nuevo a la dehesa a por los últimos 2 kilómetros de carrera a pie. Sensaciones raras por llevar los pies totalmente insensibles, pero sorprendentemente cómodo. No solo no voy perdiendo posiciones como es habitual, sino que me permito el lujo de adelantar a un par de duatletas e incluso a pesar de la fuerte subida que nos esperaba a mitad del sector, hacer un pequeño cambio de ritmo al final para entrar en meta con un tiempo final de 1h:28min:04seg.

Llegamos sanos y salvos, aplauso
Contento con el resultado general, pero no tanto con las prestaciones en cada sector. Y es que si cuando empecé en los duatlones iba muy fuerte en el sector de bici mientras que hacía unos parciales malísimos corriendo a pie, he conseguido cambiar la situación para tener unos tiempos aceptables a pie (sin tirar cohetes) a costa de convertirme en un ciclista más que mediocre. Creo que he llegado al punto de volver a cambiar la tendencia, toca volver a los orígenes, más bici, más kilómetros y más horas de calidad sobre dos ruedas. Seguiré corriendo, e intentaré al menos no perder todo lo ganado, y sobre todo de cara a julio, intentaré volver a la piscina, pero manteniendo la bici como principal prioridad, que ya va tocando.

Poco más que contar de momento, el próximo objetivo Tragamillas de Villalba, buscando MMP en media maratón, en lo que será el broche perfecto para marcar este cambio de tendencia.

Seguimos.

*Fotos cortesía de : Aurora Mendoza y SnaferBike

Posted on lunes, febrero 17, 2014 by Víctor Herranz Villagrán

2 comments

lunes, febrero 10, 2014

Después del mal trago del robo de mis bicicletas, y el consiguiente tiempo de reflexión, toca ir retomando poco a poco la normalidad. De nada sirve quedarse parado lamentándose y llorando a la mala suerte, hay que mirar hacia delante, buscar opciones y fijarse solo en las cosas positivas que quedan.

Como decía en la última entrada, soy una persona con suerte, con mucha suerte, la inmensa suerte de que mi familia tenga una tienda de bicicletas, y de que gracias a ellos pueda disponer de una nueva bicicleta de carretera con la que poder pasar mejor este trago.

De estreno
Durante estas semanas aunque el ritmo y la calidad de los entrenamientos se han visto irremediablemente afectados por el robo, el tiempo seguía siendo escaso y la motivación tampoco sobraba, más o menos he podido salvar la papeleta e ir sumando kilómetros de cara el primer objetivo del año, La Tragamillas.

De cara a este objetivo, el plan autoestablecido marcaban una carrera de 10k o similar para este próximo fin de semana, pero el temprano cierre de inscripciones en el elegido 10k Ciudad de Parla, y las ganas que tengo de empezar a sumar kilómetros de calidad con la bici, me hicieron decantarme por el clásico Duatlón Cross de Valdemorillo que será además mi debut en la especialidad esta temporada, aunque sea con bici prestada. Haremos bueno el famoso refrán indígena:

“no es la flecha, es el indio”

No paro en el empeño de encontrar y recuperar mis bicicletas, pero tampoco voy a permitir que me cueste la salud y me mantenga alejado de mis globeradas, así que volvemos a la carga.

Posted on lunes, febrero 10, 2014 by Víctor Herranz Villagrán

4 comments

Translate

Google-Translate-Spanish to English Google-Translate-Spanish to Portuguese Google-Translate-Spanish to French Google-Translate-Spanish to German Google-Translate-Spanish to Italian Google-Translate-Spanish to Japanese Google-Translate-Spanish to Russian Google-Translate-Chinese