2014 ha sido de nuevo un año de cambio, el año en el que me robaron las bicis, el año en el que nos cambiamos de país, en definitiva ha sido el año en el que menos carreras y horas de entretenimiento he invertido desde que tengo el Blog por tanto es el año en el que menos cosas hay que contar en este resumen.

A nivel deportivo empecé embadurnándome de barro en el II Trail del Serrucho de Alalpardo, empezando a sumar kilómetros de calidad para el principal objetivo del año, bajar de 1h40min en media maratón.


Al día siguiente recibía la peor noticia del año, alguien había entrado en nuestro trastero y se había llevado mis 3 bicicletas, aún hoy me entristece y me cuesta creer que jamás volveré a verlas.

Sin mucha motivación y aun en estado de shock por el robo acudí al duatlón cross de Valdemorillo donde pude cubrir decentemente la papeleta con bicicleta prestada y buenas sensaciones a pie.

El 4 de marzo llegaba el objetivo principal del año la Media Maratón de Villalba. En la entrada podéis leer la crónica con más detalle pero el resumen más rápido es que reventé en el km17, sobrepasando el objetivo marcado en algo más de 2 minutos y perdiendo casi todas las ganas de correr en el intento.


En el duatlón cross de San Sebastian de los Reyes tampoco fueron mucho mejor las cosas, cayéndome en la primera bajada en bici y acabando con un fuerte dolor en las costillas que me impidió entrenar durante las siguientes semanas.



Otra nueva caída cuando ya casi estaba recuperado me dejaba con un esguince de muñeca bastante doloroso a falta de dos semanas para acudir a la media maratón de los Monegros en MTB, a la que finalmente pude acudir y terminar con la inestimable ayuda de mi hermano.


Después de esto un largo parón debido a varios factores y una oferta laboral que nos llevaba a tomar la decisión de cambiar de país. Inevitablemente los entrenamientos y retos deportivos pasaban a un segundo plano.

De esta forma llego un junio la última carrera en la que he participado, la IV Legua Nocturna Zargos Sports en la que casi sin entrenamiento me dedique solo a correr disfrutando con dos buenos amigos.


Desde julio no ha habido más carreras y apenas si ha habido entrenamientos y mentiría si dijera que no lo he echado de menos. No ha sido mi mejor año pero el hecho de haber participado en menos pruebas me doy cuenta que me ha servido para tener mejor recuerdo de ellas si cabe.

Como ya comenté en su día, esta falta de carreras y entrenamientos ha afectado irremediablemente a la periodicidad del blog, pero tengo el firme propósito de no dejarlo en el olvido y seguir dejando mis absurdeces por aquí. Así que aunque la situación de las carreras y eventos deportivos es bastante diferente aquí en Irlanda, en 2015 volveré a las andadas y seguiré ejerciendo de Globero tanto como me sea posible aquí en la isla esmeralda. Mientras tanto, muchas gracias a todos/as un año más por vuestras visitas y comentarios en el Blog.


Feliz 2015