Tercera semana en mi camino de vuelta al Triatlón; semana de vacaciones, de desconexión total y del primer contacto con el agua. Por segmentos la cosa queda así:

  • Running: 3 días para 1 hora y 31 minutos. Sin GPS ni smartphone operativo, calculo que más o menos unos 17km por las estrechas carreteras de Connemara; mejorando en ritmos y sensaciones. Progresa adecuadamente. 

  • Ciclismo: 29 kilómetros en 1 hora y 12 minutos bajo un intenso aguacero y añadiendo varias series en subida. No hubo tiempo para más. 

  • Natación: 10 minutos de nado discontinuo y atropellado en las frías aguas del Atlántico. "Houston, tenemos un problema" el neopreno ha encogido, o algo raro ha pasado porque me queda ahora bastante más justo que hace 3 años; por no hablar de mi falta de ritmo y aclimatación a nadar en aguas abiertas. Ahora es cuando me empieza a entrar el canguelo... 


Me encuentro justo en el ecuador, otras tres semanas por delante en las que intentar buscar algún milagro, sacar algún rato para hacer algún kilómetro de nado continuo e intentar evitar el desastre y ridículo total el día de la carrera. La próxima semana os sigo contando.