lunes, agosto 17, 2015

Misión cumplida. Ayer día 16 de agosto, después de 6 semanas de preparación "Exprés", completé con éxito mi vuelta al triatlón en el King of Greystones Triathlon después dos años alejado de esta bella disciplina.

Costó un poco dormir, entre nervios y ganas de que llegara el momento a las 6 de la mañana ya estaba untando Nutella en las tostadas. A las 7.30h se abría la zona de transición para preparar el material y allí estaba como un clavo en tercera posición para aparcar y acomodar todo sin prisas ni agobios. La mañana era espectacular, cielo despejado, ni un soplo de viento y temperaturas tirando a altas para los estándares irlandeses, parece que los astros estaban por la labor.



Tras la charla precarrera y un paseo en comandita por la playa hasta la línea de salida, a las 10h suena el bocinazo que marca el inicio de la prueba. La parte más difícil para mí, la natación, 750 metros de nado en línea recta, paralelos a la costa y a favor de la corriente; comienzo a nadar a mi ritmo y alejado del gran “pelotón” para evitar agobios y golpes fortuitos, voy avanzando (muy) poco a poco, despistándome en algún momento por los gorros amarillos de algunos nadadores que confundo con las boyas, también amarillas. Sé que voy despacio, pero me anima ver bastante gente aún a mi altura. Sin mayores inconvenientes, aunque con un tiempo mayor del esperado, consigo llegar a la orilla y emprender el camino a la primera transición. Primer objetivo cumplido, sobrevivimos al agua!

Justo al entrar en la zona de transición veo a Aurora con Kilian y mi sobrino Alain, me paro un segundo a tomar aire y saludarles y vuelvo a salir corriendo a coger la bici ante la atónita mirada de Kilian que no entiende nada de lo que está pasado.


Como casi siempre, una transición bastante caótica: el neopreno que no sale, las gafas que se caen del casco, las zapatillas que no entran… finalmente me subo a la bici y comienzo a pedalear sin tener muy claro todavía si las piernas vienen conmigo o se han quedado esperándome en la transición.


Los primeros kilómetros en la bici pasan despacio, sin fuelle aún para apretar y con la sensación de ir a medio gas; afronto la primera subida con calma e intentando llevar una cadencia alta y aprovechando la bajada posterior para incrementar el ritmo. La segunda vuelta se pasa con mejores sensaciones, acabando con un tiempo algo mejor de lo esperado pero, como siempre en este sector, quedándome con ganas de más.


Segunda transición, menos agobio: fuera casco y calas, dentro zapatillas de correr, media vuelta al dorsal y al paseo marítimo a por los 5 kilómetros finales. Con buenas sensaciones al inicio, aunque algo cansado ya, intento ponerme un ritmo conservador sin preocuparme de si adelanto o me van adelantado otros corredores. Con una temperatura ideal para correr, y un cordón desatado a mitad de recorrido como único problema, llego al parque donde se sitúa la meta, veo a la familia, me paro a saludar y corro los últimos metros con Kilian y Alain de la mano. No es ningún logro, y a ojos de los puristas podrá parecer ridículo, pero solo con ver sus caras de felicidad merece la pena cualquier cosa. 

Tiempo final 1h30min26seg, cansado y contento a partes iguales.


Como decía en la última entrada, espero, tras estas seis semanas de vuelta al triatlón culminadas con final feliz, ser capaz de mantener el nivel de actividad e ir sumando más kilómetros y cosas que contar por aquí; de momento no tengo nada en el horizonte, aunque varias opciones empiezan a llamar mi atención… Ya os iré contando.

Firmado, El Rey de Greystones!!



Posted on lunes, agosto 17, 2015 by Víctor Herranz Villagrán

4 comments

sábado, agosto 15, 2015

Se acabó el periodo de prueba; seis semanas consumidas de las seis que tenía por delante cuando me apunté al triatlón "The King of Greystones". Resumen de la semana y totales de las seis semanas:


  • Running: dos días de trote suave para 9.70 kilómetros en 50 minutos.                                                                 Total: 65 kilómetros en 5 horas y 44 minutos.
  • Ciclismo: 30 kilómetros en total con dos días de #altrabajoenbici.                                                                         Total: 236 kilómetros en 9 horas y 52 minutos, más 120 kilómetros de #altrabajoembici
  • Natación: 20 minutos de nado continuo en el mar en lo que fue el mejor día en todo el verano en Irlanda.                                                                                                                                                                                                  Total: 1km en piscina y dos días de nado en mar con neopreno, 1 hora aproximadamente en total.

Los números hablan por si solos, como decía en la primera entrada, el objetivo sigue siendo salir vivo del agua (lo de no salir el ultimo ya casi que me da igual). En base a las sensaciones de estos últimos días en el agua, si sale un día con el mar tranquilo no creo que tenga problemas, muy mal se me tendrá que dar para no cubrir los 750 metros con un tiempo máximo de 40 minutos; ahora si sale un día de viento con el mar agitado, no descarto acabar el segmento agarrado al kayak más cercano...

La bici no me preocupa, aunque el recorrido con 5 kilómetros de subida más 5 de bajada a dos vueltas tampoco es que invite precisamente al optimismo.

Finalmente la carrera a pie dependerá de cómo llegue de "tostado", lo ideal será afrontarla con la suficiente frescura como para disfrutar de los 5 kilómetros a ritmo tranquilo por el paseo marítimo, sin necesidad de echar mano de épica ni sufrir más de lo necesario, que aunque no lo parezca el objetivo de todo esto es disfrutar.

Ya os contaré que tal, de momento me quedo con haber vuelto a encontrar tiempo para entrenar, a partir de aquí, todo rodado.

Posted on sábado, agosto 15, 2015 by Víctor Herranz Villagrán

No comments

lunes, agosto 10, 2015

Quinta semana, solo una por delante. Su madre que rápido se pasa el tiempo… 
Resumen por segmentos, que se que lo estais esperando:

  • Running: 2 días para 11.3 km en 1 hora. Lo más importante es que el golpe no molesta nada al correr; lo más sorprendente es que con poco tiempo y kilómetros he vuelto a ritmos bastante altos para mi nivel, veremos si soy capaz de mantenerlos el domingo.

  • Ciclismo: 15 kilómetros de #altrabajoenbici el jueves y 55 kilómetros en algo más de dos horas el domingo por terreno más o menos llano, intentando simular un ritmo alto de carrera, pero con las piernas bastante cargadas y sin muchas ganas de exprimirme al final.


  • Natación: por fin, 1 día en la piscina para sumar unos tristes 1000 metros en algo menos de 30 minutos; ritmos para echarse a llorar y sensaciones aun peores. Al menos he podido sumar algunos metros de nado continuo y una tarde viendo borroso de lo rojos que se me pusieron los ojos con el cloro de la piscina.

Estoy ya en la última semana, aunque evidentemente no tengo los deberes hechos, tampoco lo voy a poder arreglar en estos 6 días, intentaré sumar al menos un día mas de piscina y salir a trotar un poco para calmar nervios más que nada. El sábado hago el resumen de esta semana y, si sobrevivo, la próxima semana la crónica de la carrera.

No os vayáis ahora, que llega lo interesante.

Posted on lunes, agosto 10, 2015 by Víctor Herranz Villagrán

4 comments

domingo, agosto 02, 2015

Cuarta semana finiquitada, solo dos por delante. El desglose por segmentos queda como sigue:

  • Running: 2 días para 12 kilómetros en 1 hora y 2 minutos, incluyendo sesión de series 6x500m con resultados bastante mejores de lo esperado. 

  • Ciclismo: 15 kilómetros de #altrabajo en bici el martes y 53 kilómetros rompe piernas el domingo en 2 horas y 20 minutos, de nuevo bajo el agua y acabando con los huesos en el suelo al irse la rueda delantera en una rotonda. Caída tonta y, por suerte, sin nada grave que lamentar, solo chapa y pintura (para los dos). 

  • Natación: cero patatero, cada día de la semana un impedimento/excusa distintos me han mantenido alejado de la piscina; a estas alturas ya deja de ser gracioso el tema... Esta semana volvemos a la piscina sin falta.



Parece que le he cogido gusto a esto de caerme ante de las citas importantes... en fin. 

Aunque el raspón es bastante grande, de momento apenas duele. Mañana aprovechare el día libre para salir a hacer un trote suave por la mañana y evaluar daños. La intención era meter algo más de intensidad a pie esta semana, pero dadas las circunstancias me conformaré con que no me duela al correr.

El lunes que viene os cuento.

Posted on domingo, agosto 02, 2015 by Víctor Herranz Villagrán

No comments

Translate

Google-Translate-Spanish to English Google-Translate-Spanish to Portuguese Google-Translate-Spanish to French Google-Translate-Spanish to German Google-Translate-Spanish to Italian Google-Translate-Spanish to Japanese Google-Translate-Spanish to Russian Google-Translate-Chinese