No lo comenté en la entrada anterior, pero en 2015 he conseguido un pequeño reto personal planteado al inicio de año: ser capaz de hacer al menos una sesión de entrenamiento a la semana, por poco que fuera, sin excusas, se trataba de encontrar un rato disponible en las 168 horas que componen la semana para calzarme las zapatillas y salir a trotar y/o ponerme casco e indumentaria ciclista y pedalear el tiempo disponible.

Como se puede ver en esta infografía generada desde Strava cortesía de la página Veloviewer, en todas las semanas hay, al menos, un puntito rojo de actividad, logro desbloqueado.


No he contado sesiones de Core / Acondicionamiento primero porque creo que son tan básicas incluso para el día a día que ni siquiera las consideraría entrenamiento y segundo porque no he tenido la consistencia suficiente para mantenerlas durante el año y este será mi primer propósito para 2016.

Como guinda para esta entrada comparto los vídeos que ha generado Strava con mis datos totales tanto de carrera a pie como de ciclismo.





2016 ya ha empezado, en breve la entrada con las lineas maestras de lo que será el año, mientras tanto a seguir creciendo.